Don Quijote: ¿Una comedía o una obra seria?

Por supuesto Don Quijote de La Mancha por Miguel de Cervantes usa los elementos de una comedía, particularmente la absurdidad absoluta de las acciones e ideas de Don Quijote (ejemplificado por Rocinante y su casca de cartón, y la obra fue escrita con el propósito de ser graciosa, pero tiene algunos mensajes importantes y únicos que distínguenla como una obra sería necesario para ambos el tiempo de Cervantes y la época moderna. Por un lado, Cervantes usa el personaje de Don Quijote para parodiar a la cultura de los caballeros y la nobleza. Enfatiza el cambio que ya está aparente en su época al consumismo. Por otro lado, usa Don Quijote como un ejemplo de lo que la imaginación puede lograr, aun cuando cualquiera persona, como el lector, no sea un autor (quienes requieren la imaginación para escribir).
El ejemplo de la crítica de Cervantes de ese consumismo es el personaje del ventero de quien Don Quijote busca el título de caballero. El narrador describe lo que él dice con “En caso de necesidad él sabía que se podían velar dondequiera, y que aquella noche las podría velar en un patio del castillo; que a la mañana, siendo Dios servido, se harían las debidas ceremonias” (485). Es obvio que está explotando a Don Quijote, pero sus razones son los que importan. Aun en la época de Cervantes, el dinero ha empezado sustituir la cultura y las tradiciones. Es una cuestión difícil y problemática en que Cervantes reflexiona.
Además de este, Cervantes diferencia Don Quijote de otros héroes de la literatura clásica por su dependencia en su imaginación y su vista de la realidad “con fallos.” Aquí, el narrador describe lo que Don Quijote dice al ventero cuando llega a la venta: “Esta noche en la capilla deste vuestro castillo volaré las armas, y mañana, como tengo dicho, se cumplirá lo que tanto deseo, para poder como se debe ir por todas las cuatro partes del mundo buscando las aventuras, en pro de los menesterosos, como está a cargo de la caballería y de los caballeros andantes, como yo soy, cuyo deseo a semejantes fazañas es inclinado” (485). Solo es por esta imaginación que a Quijote le puede ser explotado, pero también provee un propósito para su vida. Él tiene una imagen de lo que quiere hacer más concreto que casi cualquier héroe de la literatura de esta época. La base que uso para este es, de hecho, exactamente el tipo de libros que Quijote lee. Tienen un meta muy específico: ganar el honor y la respeta. No hay espacio de incorporar ideas nuevas y únicas aquí. Podemos ver este en muchos ejemplos de la literatura de esta época, como Rey Arturo y Señor Gawain y el caballero verde. Hay un énfasis en la potencial de la imaginación y como todas las personas pueden beneficiarse de su usa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s